¿CÓMO SABER SI TU HIJ@ ESTÁ SIENDO VÍCTIMA DE BULLYING?

Aprendamos a indentificar las señales.
cmo_saber_si_tu_hij_est_siendo_vctima_de_bullying
Frecuentemente nos inundan cuestionamientos acerca de la formación de nuestros hijos. Parte de los temores se encuentran basados en acontecimientos que vemos en el contexto que nos rodea: familia, barrio, colegio o municipio y que de alguna manera proyectamos en nuestra familia contemplando la posibilidad de que también nos suceda.

Un ejemplo claro de este tipo de situaciones es el bullying, fenómeno que nos invadió al punto de suscitar temor en nuestras acciones ante un posible mal proceder. Ante esto les tenemos una excelente noticia: juntos aprenderemos cómo detectar situaciones relacionadas con el acoso escolar y de qué manera podemos ayudar a nuestros hijos a enfrentarlo.

La primera tarea que debemos emprender es la de observación permanente sin caer en "asfixiar" a los infantes. Observar implica registrar cambios de comportamiento frecuentes, es decir, no solo porque suceda una vez algunos de los cambios quiere decir que se esté siendo víctima de algún abuso. Les recomendamos tomar nota en una libreta para poder determinar la frecuencia y así dar una voz de alerta.

Realicemos un ejercicio. En el siguiente cuestionario aparecerán unas preguntas a las que responderemos SÍ o NO, de acuerdo a lo observado. Los invito a registrar sus respuestas:

1) ¿El niño cambia de humor frecuentemente y esto no sucedía antes?
2) ¿Su llanto se ha vuelto constante y en su mayoría sin una razón de origen?
3) ¿Últimamente pide compañía para dormir o se despierta durante la noche asustado?
4) ¿Los dolores de estómago o síntomas relacionados con el sistema digestivo han hecho parte de sus preocupaciones últimamente?
5) ¿Sus útiles escolares se han desaparecido o llegan deteriorados a casa y antes no pasaba?
6) ¿El niño llega con golpes o rasguños sin justificación?
7) ¿Se niega a asistir a actividades colectivas (excursiones, fiestas, etc.)?
8) ¿Se rehúsa a ir al colegio, bien sea porque lo manifiesta abiertamente o porque se sienta enfermo a la hora de ir?

Si la mayoría de las respuestas son un SÍ, es importante emprender la segunda tarea: dialogar. Esta actividad implica un manejo adecuado del tono de voz, el control de las emociones y saber detener a tiempo la conversación antes de presionar respuestas para las cuales el niño no está preparado para dar. Al llevar a cabo el diálogo es conveniente integrar la tarea de observación frente a las reacciones presentadas por el niño ante las preguntas o al mencionarle a sus compañeros o docentes. No olviden registrar estas observaciones.

La tercera tarea viene representada en enseñar al niño a reaccionar ante situaciones de acoso escolar. Tengamos en cuenta que si no permite dejarse afectar por el agresor, nada pasará, por tanto nuestro objetivo como padres será el de "atacar" la inseguridad del niño y no el de indisponernos con los agresores. Es prioritario reforzar su autoestima haciéndole saber sus aspectos positivos en cada acción emprendida y a reconocer, aceptar y trabajar en corregir las cosas que tenga que mejorar. Su ejemplo como padres es la mejor herramienta para transmitir seguridad en las acciones y esta a su vez será el mejor escudo.

Elaborado por:
Lic. Haiddy Karina Carreño
COMPARTIR ARTÍCULO
POST RELACIONADOS
COMENTARIOS EN EL BLOG
COMENTARIOS EN FACEBOOK
Comentarios (0)
Este post aún no tiene comentarios, sé la primera persona en darnos tu opinión!
Comentar
Su comentario ha sido guardado correctamente. Gracias!
Ha ocurrido un error tratando de guardar su comentario, por favor inténtalo más tarde.