RECIÉN NACIDO, RECIÉN LLEGADO

Cuando se pasa la euforia relacionada con el momento en que va a nacer el bebé
recin_nacido_recin_llegado

Recién nacido, recién llegado

Cuando se pasa la euforia relacionada con el momento en que va a nacer el bebé, nos encontramos con una realidad que a muchas madres les afecta mucho. No es necesariamente una depresión posparto, que si bien no se han determinado con exactitud cuales son sus causas, tiene una cantidad de síntomas que la definen. Se trata más bien de cómo lidiar con esa nueva personita que vino a alegrar el hogar, pero también ha cambiar las rutinas. Hoy te ofrecemos unos consejos para que esos primeros meses sean lo más llevaderos posible.

  • La primera semana te vas a agobiar entre la lactancia, el baño, la ropita limpia y las visitas. Debes tener paciencia, no es fácil y tú no eres súper niña ni la mujer maravilla; eres un ser humano como cualquier otro con sentimientos, fortalezas y debilidades. Reconoce cada situación y trata de verla con objetividad. Respira profundo tres veces ante cada situación que sientes que te abruma.

  • A medida que pasan los días todo va a fluir de la mejor manera. Planifica tus rutinas a tu modo, a lo que consideres que puede ser más práctico. Simplifica todo lo que puedas. No te compliques demasiado. Es verdad que el bebé te necesita, pero tú también necesitas cuidarte y que cuiden de ti.

  • Busca ayuda de cualquier tipo. El padre es a quien normalmente tienes a la mano, involúcralo en los procesos y sobre todo en el cuidado que tú necesitas: descanso, cariño, alimentación nutritiva y mucha agua. Seguramente también estarán por ahí tu mamá y tu suegra, dales una tarea a cada una para que su compañía sea, además de afectiva, de apoyo ante la nueva situación que están experimentando en casa. Si cuentas con apoyo extra de alguna persona contratada, define bien qué va a hacer esa persona y así su ayuda será más provechosa

  • Descansa cada vez que puedas. El bebé demanda mucha atención cuando está despierto y normalmente la tendencia es a hacer otras cosas cuando él duerme. Trata de que no sea así. Duerme cuando él duerme, las demás cosas que hay que hacer las pueden hacer tu esposo, tu mamá, tu suegra, una tía, una hermana, una amiga, la futura madrina, casi cualquiera que esté a la mano, pero la atención directa al bebé cuando está despierto te toca a ti casi en exclusiva.

Los primeros tres meses son de adaptación para todos. Pasan rápido así que no te agobies y disfruta cada día como si fuera el único. Son momentos que no volverán, bueno, sí volverán, cuando tengas otro bebé, pero seguramente ya se te habrá olvidado todo.

Por Tatiana Russian

COMPARTIR ARTÍCULO
POST RELACIONADOS
COMENTARIOS EN EL BLOG
COMENTARIOS EN FACEBOOK
Comentarios (0)
Este post aún no tiene comentarios, sé la primera persona en darnos tu opinión!
Comentar
Su comentario ha sido guardado correctamente. Gracias!
Ha ocurrido un error tratando de guardar su comentario, por favor inténtalo más tarde.